« Volver a Ultimos textos       « Volver al autor
 Ignacio Llorente
03-6-2011 

El Velorio

 

La campanilla del teléfono tartamudeaba, atendí y apareció la voz entrecortada de César. Su padre había muerto repentinamente durante un viaje por España. Me pidió sollozando que le avisara al grupo de amigos. Nervioso, llamé a Nelly, Alicia y Horacio; quedamos en encontrarnos en "La Jirafa Roja" de Callao y Libertador.

César vivía en una casa de la avenida Alvear; el gran jardín que la rodeaba se fue encogiendo con el tiempo. Los Alvarez Trinca fueron vendiendo pedazos del terreno apremiados por necesidades económicas. El gigantesco gomero se había secado y las ramas desnudas en abanico besaban el piso y se estiraban tratando de tocar el cielo. Dos modernos edificios en altura a sus lados y un tercero por el fondo, agredían y humillaban la majestad de la mansión. Desde la entrada, una gran escalinata de mármol se desparramaba como una cola de novia, En la puerta, dos empleados vestidos con lustrosos smokings negros, inmóviles como granaderos, contemplaban el incesante entrar y salir de gente. Los visitantes depositaban sus tarjetas personales en una urna de plata: la constancia del dolor. En el apuro, las habíamos olvidado; cada uno escribió su nombre en una cartulina blanca; a Horacio le pareció más afectuoso escribir su apodo, "Estaño". Nos sorprendió la cantidad de gente desparramada por los salones, el ruido de la conversaciones era ensordecedor, excitados hablaban a los gritos; no había signos de aflicción. Las señoras con visones y armiños, trataban de disimular sus caras de tierra reseca, las grietas asomaban debajo de los maquillajes. Los hombres en trajes oscuros y miradas caninas; un ojo seguía la conversación mientras el otro estaba atento al paso cercano de una bandeja para rapiñar un bocadillo o una bebida. Los mozos salían de diferentes puertas como mariposas blancas, caminaban en zigzag entre los corrillos con las bandejas aleteando en sus brazos; los platos y vasos estaban pegados, no se caían a pesar de los movimientos.

Fuimos  a una antesala del cuarto de César, aislados del tumulto. Mientras lo esperábamos, la conversación giró alrededor de las comidas que todos los meses nos reunían allí. Horacio, empleado de la Caja de Ahorro, no era una persona instruida pero su sentido común le permitía distinguir lo que estaba bien de lo que estaba mal, lo lindo de lo feo. Alicia, estudió Letras y estaba escribiendo su tesis sobre las Novelas Ejemplares de Cervantes. Dueña de una aguda inteligencia, siempre estaba de buen humor. Nelly estudiaba Filosofía y tenía una manera muy querida de ser gorda; hablaba en voz baja y con tonada provinciana. Cuando se reía, todo el cuerpo se convulsionaba en forma espasmódica durante un largo rato. César era una enciclopedia de manías y rebalsaba certidumbres. Sus razonamientos y aseveraciones estaban blindados, no admitía contradicciones; hablaba con la suficiencia porteña donde nada le es desconocido. Estudiante crónico de abogacía, siempre vivía en vísperas de exámenes cuyos resultados ignorábamos. Por terceros, dedujimos que debía estar en segundo año después de doce años de estudios.

Luego de una larga espera, apareció agitado; uno después del otro le dimos un abrazo. Alicia le pidió saludar a la madre. Estaba sola en su cuarto, ojeaba un álbum de fotos color sepia sentada en un sillón; vivía refugiada en el tiempo de antes. El pelo blanco contrastaba con su cara arrugada como una pasa. Al vernos se conmovió, en sus ojos nacieron tímidas lágrimas que no llegaron a las mejillas, agradeció nuestra presencia.

Al salir, nos confundimos de puerta y entramos en un escritorio. Alrededor de una mesa, estaban los hermanos de César con carpetas y papeles, tenían los ojos rojos por el alcohol y se notaba que habían discutido. Sin intercambiar palabras, nos dijimos todo y salimos precipitadamente.

Horacio se empecinó en ver al muerto y se lo dijo a César.

--- Tuvimos un contratiempo, le respondió cortante.

--- ¿Que pasó?

--- Se traspapeló en Madrid; el avión de Aerolíneas llegó sin el ataúd.

--- Un velorio sin el muerto es inconcebible César, lo increpó Horacio.

---El cónsul se esta ocupando del asunto, no podemos hacer nada más.

Nelly se tentó y le agarró uno de sus ataques de risa incontrolables; se sacudía como si tuviera descargas eléctricas. La risa fue contagiosa. Ante lo embarazoso de la situación, Alicia sugirió que era hora de irnos. Nos despedimos y salimos de la mansión. Mientras caminábamos por Alvear, a Nelly se le ocurrió la idea de publicar un aviso fúnebre en La Nación. Asentimos pero Horacio se empeñó que debía constar que los restos eran velados "in absentia", recalcó "sí en latín". Alicia se opuso a la mención del hecho, le parecía una grosería; finalmente quedó encargada de la redacción y la publicación del aviso.

Cayetano Alvarez Trinca fue enterrado en el cementerio de la Recoleta luego de ser velado durante siete días. 

   
Usuario
Contraseña
 
 
Busqueda por autor
Acuña, Manuela (43)
Adi, Alex  (2)
Alfie, Gabriela (4)
Auletta, Hector (9)
bares peralta, manuela (1)
Barrenechea, Anay (4)
Bassi, Cecilia (1)
Belcher, Graciela (5)
Bengolea, Chiquita (55)
Blousson, Mariana (11)
Bochi, Nelly (10)
Bosch, Marcelo (16)
Bretaña, Mirta  (38)
BUK, SAUL (5)
Burroni, Maria Beatriz (1)
Camba, Maria Elena  (8)
Canale, Miguel (67)
Carnelli, María Cecilia
Carricart, Solange (1)
Castagnola, Maria Eugenia (91)
CASTAGNOLA, MARIA EUGENIA (9)
Chapar, Juan (2)
Cornet, Pedro León (1)
Costa, Agustin (9)
Cristobal Raitzin, Juan (20)
Dall, Marcela (14)
De Dios, Gaba (4)
Del Solar, Felicia (13)
Delmar, Patricia (2)
Demarco, Magela
Domínguez, Teresa (117)
Drewes, Alejandro (1)
Duncan, Juana (36)
Durán, Pablo (1)
Elena Camba, Maria (1)
Feeney, Teresa (1)
Fernandez, Celeste
Fidanza, Andrea (20)
Frederking, Marina (15)
Fuseo, Fernando (79)
Fuster, Leonidas (1)
Gaing, Martin (8)
Galvan, Mana (34)
Gioannini, Dina (71)
Harrison, Priscilla (11)
Howard, Ines (6)
Iglesias, Ricardo (4)
Iglesias, GUADALUPE
IGLESIAS, GUADALUPE (1)
Iraola, Javier (1)
Krasniansky, Sebastián (5)
Kreutzer, Martha (62)
Lanusse, Santiago (6)
Laspiur, Julia (7)
Laspiur, Luis (6)
Lion, Mario (14)
Llorente, Ignacio (10)
Lopez, Julia Raquel (2)
Malenchini, Alejandrina (2)
Martinetti, Maria Angelica  (7)
MARTINEZ CASTRO, VERONICA (36)
Martini, Franco (5)
Mendez, Maximo
Menendez, Adriana (2)
Menga, Guadalupe  (11)
Milone, Carlos (1)
Molinelli, Graciela (24)
Montero, Raquel (33)
Moreno Quintana, Francisca  (5)
Morganti, Roberto H.  (6)
Olcese, Angélica (3)
Oriani, José (30)
Ostuni, Ricardo (1)
Pacheco, Fernando (1)
Petracchi, Gustavo (17)
Pezzini, Silvia (6)
Poccard, María Marta (5)
Prieto, Verónica (3)
Putignano, Marcelo (7)
Quaglia, María (7)
Raitzin, Juan (10)
Reich, Susana (1)
Requeni, Antonio (5)
Riera, Elena (11)
Rivarola, Margarita (3)
Roca, Cecilia (71)
Rodriguez Galan, Alejandra (1)
Romera, Lucrecia (10)
Romero, Marcela (7)
Sáenz, Ximena (4)
Sánchez, Diego (1)
Sánchez Sorondo, Fernando (545)
Sammartino, Eugenia (2)
Santamaria, Maricarmen (7)
Santos, Graciela (1)
Semeraro, Horacio (7)
Senet, Maria Rosa  (10)
Shuartzberg, Valeria Laura (8)
Solanas, Hector (51)
Stasevich, Daniel (8)
Tabbush, Roberto (6)
Tarsitano, A. (7)
Teran, Juana (1)
Tezanos Pinto, María (56)
Ulas, Gabriela (1)
Valente, Susana (8)
Vazquez, Silvia
Villarino, Jorge (4)
Viola, Maria
Volonteri, Clelia (2)
Zorraquin, Lucrecia (7)
Zuain, Edgardo (2)
Copiright © 2007 | All rights reserved | Created and Maintained by Marketing Plus S.A.